Una vez ya hemos dado por finalizados los grandes momentos de final de año con cenas de empresas, festejos y grandes comilonas de Navidad y pasada la cuesta de Enero, finalmente entramos en el nuevo año con gran ilusión, grandes proyectos y objetivos que lograr.

Por eso todo comienzo de año nos da un plus de energía para comenzar a cuidarnos, empezar a bajar esos kilitos de más que cogimos y ponernos a punto para sentirnos saludables y bellos nuevamente.

Enero suele ser un mes lleno de remordimientos y excesos que nos arrastra a pensar en nuevos propósitos. A todos nos pasas que después de una larga despedida de año, nos sentimos con la necesidad de ponernos en forma, hacer ejercicio, comer sano y si se nos permite llegar a superar los logros del año que dejamos atrás.

Según la Organización Mundial de la Salud es tan importante un estado sano a nivel mental como físico. Tenemos la necesidad de mirarnos al espejo y sentirnos contentos con lo que vemos. El desequilibrio viene cuando esto no sucede y es ahí donde los propósitos se convierten en decisiones y actuaciones. A veces la genética no es del todo amable o simplemente somos caprichosos y queremos mejorar nuestra estética corporal. Tendemos a ver las mejores estéticas como algo muy artificial pero no debe ser así ya que el vernos más bellos por fuera nos hace estar más felices y sanos por dentro.

Dormir entre 7 u 8 horas diarias, comer sano y variado, hacer ejercicio de forma regular y caminar son unos hábitos muy merecedores de comienzo de año.

No obstante, la cosmética y los procedimientos quirúrgicos pueden ser grandes aliados para conseguir una mejora en la autoestima, seguridad y una imagen corporal deseada y ansiada consiguiendo así estar más cerca de ese estado de bienestar que tanto deseamos y llamamos ‘salud’.

Los cambios estéticos más buscados y demandados con mejoras relativamente inmediatas son el botox para las arrugas faciales, el ácido hialurónico para arrugas más pronunciadas y aumento de labios, el aumento mamario, la abdominaplastia y la lipoaspiración, entre otros.

Otro procedimiento muy solicitado gracias a sus nuevas técnicas que lo hace uno de los grandes protagonistas de los últimos años es el trasplante capilar que consigue mejorar los problemas de calvicie con excelentes resultados, siendo una cirugía ambulatoria y el único realmente efectivo a este problema.

Lo que antes era sólo por vanidad, hoy sabemos que tanto los buenos hábitos como los procedimientos estéticos y quirúrgicos no solo nos puede proporcionar mejoras estéticas, sino que también de salud mental que tanto ansiamos.

Si estás planteando darle un cambio a tu cuerpo con el comienzo del año 2020, no dudes en contactarnos y asesorarte en Clínica Quiroga.